M U E L T E

Ask me anythingNext pageArchive

"We die to each other daily.
What we know of other people
Is only our memory of the moments
During which we knew them. And they have changed since then.
To pretend that they and we are the same
Is a useful and convenient social convention
Which must sometimes broken. We must also remember
That at every meeting we are meeting a stranger."

- T.S. Eliot, The Cocktail Party (via bookmania)

"We must never forget that human motives are generally far more complicated than we are apt to suppose, and that we can very rarely accurately describe the motives of another."

- Fyodor DostoyevskyThe Idiot (via pastizche)

(via ivankaramazovs)

undr:

Vivian Maier, From Self-portraits

Thanks to darksilenceinsuburbia

(via scrapzion)

onceuponatown:

Chicago, 1941.

(via scrapzion)

argentina-vintage:

Porque, sin buscarte te ando encontrando por todos lados, principalmente cuando cierro los ojos

Mi Carmita buena:

Muchos días han pasado, y pasarán, después de aquel doloroso de mi salida, sin que ni este mar nuevo ni el cielo claro me hagan olvidar tu pena y tu cariño. Es un pensamiento parecido al sol, que sale de repente de entre las nubes negras, y llena de color la mar oscura. El recuerdo de Vds.,-de tu alma limpia y leal,-es en mí una luz siempre encendida. ¿Y yo? ¿Ya soy nube, y cosa ida? ¿Iré yo pensándote, y deseando, con mi ternura mayor, que la vida respete y premie tu virtud, tu verdad, tu piedad, y tú recordarás poco a los viajeros, con la golosina de New York? Yo sé que no. Tú callas, y quieres. Tú sabes que la pureza y la lealtad son la dicha única. Hay pocas almas tan capaces como la tuya de fidelidad, que es la aristocracia verdadera. Deja que la gente vanidosa e infeliz se entretenga royendo los huesos del mundo.-Y que New York no te haga olvidar tus libros útiles. Tú misma te estimas más, y te respetas más desde que estudias y sabes. Eso quita penas, y da autoridad y ventura. Sólo el desocupado es desgraciado.-Deja que otros malgasten la existencia,-y tú, vela con lástima,-levántate de donde estén los malignos y los ociosos, y no dejes de crecer un solo día.-Iba a acabar aquí, para que no me dijeras predicador: pero tú sabes que yo quisiera hacerme como un manto de mis entrañas, y abrigarte del mundo con ellas:-te quiero como a hija.

2 de febrero, 1895

José Martí - Cartas a Carmen Mantilla